El trabajo era horrible

El trabajo era horrible. Esclavizante, alienante y para colmo mal pago. Pero se veía enormemente recompensado cada vez que la veía. Solía escudriñar en la larga cola, para poner intentar divisar su carita entre el montón. Valía la pena cada segundo que pasaba ahí sentado, recibiendo y entregando dinero ajeno. Ella entraba con sus aires de princesa, llena de misterio. Con ojeras y los ojos rojos de haber llorado. El administraba el tiempo que le debía dedicar a cada cliente estrategicamente para que ella pudiera acceder a su caja. Y quizás, algún día junte la valentía para decirle todo lo que tiene en su garganta atorado..

ella buscaba en su armario, porque habia perdido la razon

Break up

No se si era por la ausencia de muebles, o por quienes lo habitaban, pero ese departamento se sentía vacio. Se sentía sucio, abandonado, es que así también nos sentíamos nosotros.
A punto de superar esa prueba para ser una mejor versión de nosotros mismos o para que finalmente tocáramos ese fondo que se encontraba a escasos metros de nuestros pies.
Entre las paredes de ese monoambiente conocí a mi papa, como nunca antes lo había hecho en 15 años. Eramos nosotros tres y nadie mas. Mi hermana, mi papa y yo.
Allí me inculco su amor por la música y la ficción. Allí nos colamos en secreto con el amor de mi vida solo, para que me ame una vez mas. Allí me entere de que mi abuela se había ido para siempre, al menos de manera corpórea. Allí pasan fenómenos inexplicables.
Cuando mis viejos se separaron, mi corazón también lo hizo.. pero en muchas mas partes que dos.